Presión Fiscal. Comparación España vs UE27 respecto a la Imposición sobre la Propiedad

Impuestos sobre la propiedad

Análisis comprativo de la Imposición sobre la Propiedad. España Vs UE27

Una parte de los impuestos del capital pueden agruparse en lo que se conoce como impuestos sobre la propiedad, en la que se incluyen figuras tributarias que gravan tanto la posesión de activos como su transmisión entre agentes económicos. El peso relativo de la imposición sobre la propiedad representó, para la media de la UE27, el 1,4% del PIB en 2012, con una evolución estable en la última década .

España destaca por el mayor peso relativo de estos impuestos y por su fuerte incremento en la última fase expansiva en la que pasaron del 1,5% del PIB en 1995 hasta el 3,3% en 2006. Gran parte de este aumento se debió al aumento de las transmisiones inmobiliarias y financieras asociadas al boom inmobiliario, de forma que la crisis económica, que redujo de manera significativa el volumen de transacciones y la valoración de activos, produjo una disminución significativa de la recaudación de este tipo de tributación hasta el 2,2% del PIB en 2012. A pesar de este notable retroceso, la contribución de este tipo de imposición a la capacidad recaudatoria de España se encuentra por encima de la media de la UE27 y es similar a su media ponderada (2,3% del PIB en 2012).

La heterogeneidad entre los países europeos es significativa, con países como el Reino Unido en el que el peso de este tipo de imposición alcanza el 4% del PIB, o Francia y Bélgica en que supera el 3%, mientras que en Estonia, Croacia y República Checa es inferior o igual al 0,5% del PIB.

En cuanto a su composición, la mayor parte (60%) de este tipo de ingresos en la UE27 se debe a la denominada imposición recurrente sobre la propiedad inmobiliaria, con una media del 0,8% del PIB en 2012, que se ha mantenido estable en la última década. No obstante, este tipo de imposición es especialmente relevante en Dinamarca y Francia, con una recaudación superior a los dos puntos de PIB, y sobre todo en el Reino Unido donde representan el 3,4% del PIB.

España, con un peso en términos de PIB en la media de la UE27 desde 1995 del 0,8%, ha experimentando desde 2010 notables incrementos que han situado su contribución en el 1,2% del PIB en 2012. Estas subidas en la imposición sobre la propiedad inmobiliaria han corregido parcialmente el sesgo existente en España hacia la tributación sobre las transacciones de activos, en detrimento de la imposición sobre la propiedad recurrente, que llegó a alcanzar el 80% de este tipo de tributación en 2006 (frente al 50% en 2012).

 

En todo caso, el peso de la imposición sobre las transacciones sobre el total de ingresos sobre la propiedad sigue siendo superior en España a la media europea en más de 10 pp. El resto de la imposición sobre la propiedad (distinta de la imposición recurrente sobre la propiedad inmobiliaria y que incluye la imposición sobre las transacciones) representa un menor peso en la tributación de la UE27, con una media del 0,5% del PIB en 2012. España se caracteriza por disponer de una capacidad recaudatoria sistemáticamente más elevada en estas figuras tributarias, 1,5% del PIB en 2000, que creció hasta alcanzar el 2,6% en 2006 como resultado del intenso crecimiento económico de ese período. El colapso de las transmisiones inmobiliarias en la última fase del ciclo recesivo ha situado el peso de esta tributación en el 1% del PIB en 2012.

SII
Sello de PayPal oficial