• English
  • Español

IEE y de Tributos Comercio Exterior y Medio Ambiente - V1762-22 - 22/07/2022

Número de consulta: 
V1762-22
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos Especiales y de Tributos sobre el Comercio Exterior y sobre el Medio Ambiente
Fecha salida: 
22/07/2022
Normativa: 
Ley 38/1992: artículos 56 y 59.
Reglamento IIEE (RD 1165/1995): artículo 26.
Descripción de hechos: 

La consultante, que tiene como objeto social la distribución mayorista de labores del tabaco y hierbas para fumar, desea comercializar en España los siguientes productos:- Cajetilla de cinco cigarrillos para fumar a base de hierbas/frutos de tráfico no prohibido diferentes al tabaco, de cáñamo no psicoactivo (THC < 0,2 %), con un peso neto por cigarrillo de 0,82 gramos.- Cajetilla de dos cigarrillos para fumar a base de hierbas/frutos de tráfico no prohibido diferentes al tabaco, de cáñamo no psicoactivo (THC < 0,2 %), con un peso neto por cigarrillo de 0,95 gramos y una longitud total de 8,5 centímetros.- Paquete de picadura de liar para fumar a base de hierbas/frutos de tráfico no prohibido diferentes al tabaco, de cáñamo no psicoactivo (THC < 0,2 %), con un peso neto de 20 gramos por paquete.- Paquete de flores o frutos enteros para fumar a base de hierbas/frutos de tráfico no prohibido diferentes al tabaco, de cáñamo no psicoactivo (THC < 0,2 %), con un peso neto de 2 gramos por paquete.

Cuestión planteada: 

1. Sujeción de estos productos al Impuesto Especial sobre las Labores del Tabaco.2. Si los cigarrillos y la picadura para liar deben llevar adheridas marcas fiscales, aunque no contengan tabaco.

Contestación completa: 

El Impuesto sobre las Labores del Tabaco es un impuesto especial de fabricación, regulado en la Ley 38/1992, de 28 de diciembre, de Impuestos Especiales (BOE de 29 de diciembre), en adelante LIE.

La consideración de los productos que desea comercializar la consultante como labores del tabaco dependerá de su encaje en el ámbito objetivo del Impuesto sobre las Labores del Tabaco.

El artículo 56 LIE establece:

“Artículo 56. Ámbito objetivo.

A efectos de este impuesto tienen la consideración de labores del tabaco:

1. Los cigarros y los cigarritos.

2. Los cigarrillos.

3. La picadura para liar.

4. Los demás tabacos para fumar.”.

Para definir estas labores, el artículo 59 de la LIE dispone:

“Artículo 59. Conceptos y definiciones.

1. A efectos de este impuesto tendrán la consideración de cigarros o cigarritos, siempre que sean susceptibles de ser fumados sin transformación y estén destinados exclusivamente a ello, dadas sus propiedades y las expectativas normales de los consumidores:

a) Los rollos de tabaco provistos de una capa exterior de tabaco natural.

b) Los rollos de tabaco con una mezcla de tripa batida y provistos de una capa exterior de tabaco reconstituido del color normal de los cigarros que cubre íntegramente el producto, incluido el filtro si lo hubiera, pero no la boquilla en el caso de los cigarros con boquilla, cuando su masa unitaria sin filtro ni boquilla sea igual o superior a 2,3 gramos y no supere los 10 gramos y su perímetro, al menos en un tercio de su longitud, sea igual o superior a 34 milímetros.

Estas labores tendrán la consideración de cigarros o cigarritos según que su peso exceda o no de 3 gramos por unidad.

2. Tendrán igualmente la consideración de cigarros o cigarritos los productos constituidos parcialmente por sustancias distintas del tabaco, pero que respondan a los demás criterios del apartado anterior.

3. A efectos de este impuesto se considerarán cigarrillos los rollos de tabaco que puedan fumarse en su forma original y que no sean cigarros ni cigarritos con arreglo a lo establecido en los apartados anteriores.

Igualmente tendrán la consideración de cigarrillos los rollos de tabaco que mediante una simple manipulación no industrial se introducen en fundas de cigarrillos o se envuelven en hojas de papel de fumar.

El rollo de tabaco a que refiere el párrafo anterior será considerado, a efectos de la aplicación del impuesto, como dos cigarrillos cuando tenga una longitud superior a 8 centímetros, sin sobrepasar los 11 centímetros, y como tres cigarrillos cuanto tenga una longitud superior a 11 centímetros, sin sobrepasar 14 centímetros, y así sucesivamente con la misma progresión.

Para la medición de la longitud no se tendrá en cuenta ni el filtro ni la boquilla.

4. A efectos de este impuesto tendrá la consideración de tabaco para fumar o picadura:

a) El tabaco cortado o fraccionado de otro modo, hilado o prensado en plancha, no incluido en los apartados anteriores y que sea susceptible de ser fumado sin transformación industrial ulterior.

b) Los desechos de tabaco acondicionado para la venta al por menor que no sean cigarros, cigarritos ni cigarrillos y que sean susceptibles de ser fumados. A estos efectos, se considerarán desechos de tabaco los restos de hojas de tabaco y los subproductos derivados del tratamiento del tabaco o de la fabricación de labores de tabaco.

5. A efectos de este impuesto tendrá la consideración de picadura para liar el tabaco para fumar tal como se define en el apartado anterior, siempre que más del 25 por ciento en peso de las partículas de tabaco presenten un ancho de corte inferior a 1,5 milímetros.

Tendrá igualmente la consideración de picadura para liar el tabaco para fumar en el que más del 25 por ciento en peso de las partículas de tabaco presenten un ancho de corte igual o superior a 1,5 milímetros, vendido o destinado a la venta para liar cigarrillos.

6. Tendrán igualmente la consideración de cigarrillos y tabaco para fumar los productos constituidos exclusiva o parcialmente por sustancias de tráfico no prohibido que no sean tabaco pero que respondan a los restantes criterios establecidos en los apartados 3 y 4 anteriores. No obstante, los productos que no contengan tabaco no tendrán esta consideración cuando se justifique que tienen una función exclusivamente medicinal.

(…).”.

La consultante, que tiene como objeto social la distribución mayorista de labores del tabaco y hierbas para fumar, desea comercializar en España los siguientes productos:

- Cajetilla de cinco cigarrillos para fumar a base de hierbas/frutos de tráfico no prohibido diferentes al tabaco, de cáñamo no psicoactivo (THC

- Cajetilla de dos cigarrillos para fumar a base de hierbas/frutos de tráfico no prohibido diferentes al tabaco, de cáñamo no psicoactivo (THC

- Paquete de picadura de liar para fumar a base de hierbas/frutos de tráfico no prohibido diferentes al tabaco, de cáñamo no psicoactivo (THC

- Paquete de flores o frutos enteros para fumar a base de hierbas/frutos de tráfico no prohibido diferentes al tabaco, de cáñamo no psicoactivo (THC

A este respecto cabe señalar que, actualmente, la hierba o planta de cáñamo está sometida al régimen jurídico contenido en la Ley 17/1967, de 8 de abril, por la que se actualizan las normas vigentes sobre estupefacientes y adaptándolas a lo establecido en el convenio de 1961 de las Naciones Unidas.

El artículo segundo de la citada Ley establece lo siguiente:

“Uno. A los efectos de la presente Ley, se consideran estupefacientes las sustancias naturales o sintéticas incluidas en las listas I y II de las anexas al Convenio Único de mil novecientos sesenta y uno de las Naciones Unidas, sobre estupefacientes y las demás que adquieran tal consideración en el ámbito internacional, con arreglo a dicho Convenio y en el ámbito nacional por el procedimiento que reglamentariamente se establezca.

Dos. Tendrán la consideración de artículos o géneros prohibidos los estupefacientes incluidos o que se incluyan en lo sucesivo en la IV de las listas anexas al citado Convenio, que en consecuencia no podrán ser objeto de producción, fabricación, tráfico, posesión o uso, con excepción de las cantidades necesarias para la investigación médica y científica, incluidos los experimentos clínicos con dichos estupefacientes que se realicen bajo la vigilancia y fiscalización de la Dirección General de Sanidad.”

Desde el año 2020, el cannabis dejó de estar integrado en la Lista IV de la Convención única de 1961 sobre estupefacientes, para permitir su uso con fines médicos o científicos, pero se mantuvo en la Lista I de dicha Convención, manteniéndose su consideración de producto estupefaciente y, por tanto, ilegal fuera de los usos indicados.

El artículo veintidós de la Ley 17/1967, de 8 de abril, dispone que “No se permitirán otros usos de los estupefacientes que los industriales, terapéuticos, científicos y docentes autorizados con arreglo a la presente Ley. Los estupefacientes deberán ser usados o consumidos precisamente para el objeto con que hayan sido suministrados por el Servicio o dispensados por las farmacias, considerándose prohibidos cualquier cambio o consumo, aunque se lleve a cabo por la misma persona o Entidad que haya obtenido legalmente los estupefacientes, a no ser que se obtenga, también reglamentariamente, la autorización o la prescripción necesaria para el nuevo uso o consumo”.

En términos similares, el artículo segundo del Real Decreto 2829/1977, de 6 de octubre, por el que se regulan las sustancias y preparados medicinales psicotrópicos, así como la fiscalización e inspección de su fabricación, distribución, prescripción y dispensación, señala:

“Uno. Quedan prohibidos, incluso a los efectos de la Ley de Contrabando, el uso, la fabricación, importación, exportación, tránsito, comercio, distribución y tenencia, así como la inclusión en todo preparado de las sustancias incluidas en la Lista I.

(…)”.

Y la Orden de 14 de enero de 1981 por la que se desarrolla el Real Decreto 2829/1977, de 6 de octubre, que regula las sustancias y preparados medicinales psicotrópicos y se dictan las normas complementarias de fiscalización para la fabricación, comercio, elaboración y distribución de sustancias psicotrópicas establece que:

“1.1. Las sustancias psicotrópicas incluidas en la lista I del anexo I del Real Decreto 2829/1977, de 6 de octubre (entre las que se encuentran los tetrahidrocannabinoles), tendrán la consideración de sustancias prohibidas, y por consiguiente no podrán ser objeto de producción, fabricación, tráfico, posesión o uso.

1.2. No obstante lo dispuesto en el punto anterior, la Dirección General de Farmacia y Medicamentos podrá autorizar el empleo de determinadas cantidades exclusivamente para investigación médica o científica.

(…).”.

Corresponde al Servicio de Control de Estupefacientes (actual Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios), de conformidad con el artículo quito de la Ley 17/1967, de 8 de abril, entre otras funciones, “la autorización intervención, vigilancia y control del cultivo, cosechas, almacenamiento, depósito, producción y fabricación de productos o sustancias estupefacientes y sus primeras materias”. Así como “la ordenación, la intervención y el control de la importación, exportación y el tránsito de sustancias estupefacientes y el otorgamiento de los permisos sanitarios cuando sean precisos para la realización de las expresadas operaciones”.

Por tanto, si los productos que pretende comercializar la consultante están constituidos por sustancias de tráfico no prohibido, valoración que excede de las competencias de este Centro Directivo, formarán parte del ámbito objetivo del Impuesto sobre las Labores del Tabaco confome a lo establecido en el apartado 6 del artículo 59 de la LIE anteriormente transcrito. No tendrán dicha consideración cuando se justifique que tienen una función exclusivamente medicinal.

Por otra parte, y respecto de la segunda pregunta planteada por la consultante, cabe señalar que, el artículo 26 del Reglamento de los Impuestos Especiales, aprobado por el Real Decreto 1165/1995, de 7 de julio, establece:

“1. Con independencia de los requisitos que hayan de cumplirse, en materia técnico-sanitaria y de etiquetado y envasado, las bebidas derivadas, los cigarrillos y la picadura para liar que circulen, fuera de régimen suspensivo, con un destino dentro del ámbito territorial interno que no sea una planta embotelladora o envasadora independiente deberán contenerse en recipientes o envases provistos de una precinta de circulación u otra marca fiscal en las condiciones previstas en este Reglamento.

(…).”.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.