• English
  • Español

Impuesto de sociedades - V1571-19 - 25/06/2019

Número de consulta: 
V1571-19
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas
Fecha salida: 
25/06/2019
Normativa: 
Ley 27/2014, del Impuesto sobre Sociedades, art: 76 y 89
Descripción de hechos: 

La entidad consultante A es una entidad de nacionalidad y residencia española, cuya actividad empresarial principal es, desde 1995, la fabricación y comercialización de contenedores de diversos materiales de alta calidad.En efecto, así está previsto en sus estatutos sociales, de acuerdo con los cuales constituye su objeto social: ''La producción y comercialización de productos de cualquier índole, y en especial de metal, material sintético, madera, textil y mineral, así como la elaboración de herramientas y contenedores de cualquier material''.En la actualidad, tal y como se prevé en sus propios estatutos, las actividades integrantes de dicho objeto social están siendo desarrolladas por esta sociedad ''total o parcialmente de modo indirecto mediante la titularidad de acciones o participaciones en sociedades con objeto idéntico o análogo'', esto es, a través de la subcontratación de las mismas con otras entidades de ella dependientes, en concreto, de las dos siguientes:-De un lado, la sociedad B, una compañía de nacionalidad española cuya actividad empresarial principal es, desde 1993, exclusivamente, la fabricación de hornos y quemadores. Esta sociedad no dispone, a fecha de elaboración de la presente consulta, ni de bases imponibles pendientes de compensación ni su activo está compuesto en más de un 50% por inmuebles.-Y, de otro lado, la sociedad C, una compañía de nacionalidad española cuya actividad empresarial principal es, desde 2012, entre otras, la realización de todo tipo de mantenimiento y reparación, tanto mecánico como eléctrico de todo tipo de maquinaria, tanto industrial como particular, incluida la asistencia técnica, así como de elementos de transporte. Del mismo modo que en el caso anterior, esta sociedad tampoco dispone, a fecha de elaboración de la presente consulta, ni de bases imponibles pendientes de compensar, ni su activo está compuesto en más de un 50% por inmuebles.Todas las mercantiles cuentan con medios materiales y humanos propios necesarios para el desarrollo de sus respectivas actividades económicas.Dichas entidades forman un grupo de sociedades a efectos del artículo 42 del Código de Comercio ya que, la entidad A ostenta la totalidad del capital social de las entidades B y C.Dada la inoperatividad de la situación actual, esto es, la prestación de diferentes servicios por parte de la entidad A a sus clientes de forma indirecta, a través de la subcontratación de éstos con las entidades que de ella dependen, B y C, se plantea una operación de reestructuración empresarial consistente en la fusión por absorción de las entidades B y C por la entidad A, de forma que las tres entidades pasarán a ser una única entidad que desarrollará un negocio único, consistente tanto en la fabricación, producción y comercialización de hornos, quemadores y de contenedores de cualquier material y, a su mantenimiento, reparación y asistencia técnica. De este modo, las tres actividades formarían una sola estructura, centralizándose su dirección, producción, personal y gestión en una única sociedad, esta es la entidad A absorbente.En efecto, se plantea, racionalizar y simplificar la situación actual del grupo a través de una reestructuración empresarial que se llevaría a cabo mediante la fusión por absorción por parte de la entidad A (como absorbente) tanto de la entidad B como de la sociedad C (siendo éstas últimas las absorbidas).Con esta fusión por absorción, las sociedades absorbidas transmitirían en bloque a su única socia, la absorbente, la totalidad de su patrimonio social. Y, de este modo, en la sociedad absorbente se concentrarían todos los activos y pasivos del grupo, esto es, la titularidad de los distintos bienes y derechos y la gestión y explotación de las distintas actividades económicas.Los motivos de naturaleza económica que impulsan la realización de esta operación de reestructuración empresarial son:1. Simplificar la estructura societaria, concentrando en una sola entidad toda la administración y explotación de las distintas actividades económicas que, en la actualidad, desarrollan las tres sociedades de forma independiente sin aprovechar las sinergias existentes entre ellas.2. Optimizar la dirección de las actividades económicas que venían realizándose de forma separada evitando con ello duplicidades, al objeto de mejorar el desarrollo y la coordinación en la dirección empresarial de las mismas, logrando una mayor eficacia y eficiencia en la utilización de los recursos.3. Evitar costes indirectos alcanzando una gestión económica más eficaz, al canalizar a través de una única sociedad todo el negocio, consiguiendo una orientación homogénea, logrando economías de escala y, en definitiva, centralizando la planificación y la toma de decisiones empresariales de forma coordinada para todas las actividades.4. Reducir los costes estructurales, así como las obligaciones formales de carácter mercantil, contable y fiscal.5. Racionalizar los recursos destinados a los servicios prestados dado que, al realizar B y C, actividades complementarias y dependientes de la efectuada por la entidad A, se agruparía en esta última la totalidad de las actividades económicas (fabricación, producción, comercialización, reparación y mantenimiento de hornos, quemadores y contenedores de cualquier material), generando todo ello un importante ahorro de costes operativos y administrativos, evitando la necesidad de repercusión de gastos entre compañías.6. Mejorar la estructura patrimonial de la sociedad adquirente y concentrar capacidad económica en ésta, a fin de reforzar y aumentar la solvencia financiera, facilitando la toma de decisiones empresariales e, incrementando su poder de negociación en caso de afrontar nuevas inversiones en el futuro.7. Facilitar la unificación de políticas y estrategias a través de la entidad para aportar estabilidad al negocio a largo plazo frente a eventuales sucesiones generacionales.En suma, la concentración en una sola empresa de las distintas actividades realizadas actualmente por el grupo empresarial permitirá una mejor gestión y ordenación a nivel directivo, productivo, económico, financiero y comercial.Las sociedades absorbidas no disponen, a fecha de elaboración de la presente consulta, ni de bases imponibles pendientes de compensación ni su activo está compuesto en más de un 50% por inmuebles.

Cuestión planteada: 

Si resulta de aplicación a la operación de fusión por absorción planteada el régimen fiscal especial del capítulo VII del título VII de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades.

Contestación completa: 

El capítulo VII del título VII, artículos 76 a 89, de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, LIS) establece el régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea.

El artículo 76.1.a) de la LIS establece que “tendrá la consideración de fusión la operación por la cual una o varias entidades transmiten en bloque a otra entidad ya existente, como consecuencia y en el momento de su disolución sin liquidación, sus respectivos patrimonios sociales, mediante la atribución a sus socios de valores representativos del capital social de la otra entidad y, en su caso, de una compensación en dinero que no exceda del 10 por ciento del valor nominal o, a falta de valor nominal, de un valor equivalente al nominal de dichos valores deducido de su contabilidad.”

En el ámbito mercantil, el artículo 49 de la Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles, en relación con los artículos 22 y siguientes del mismo texto legal, establecen el concepto y los requisitos de las operaciones de fusión por absorción de sociedad íntegramente participada por otra.

Por tanto, si la operación proyectada se realiza en el ámbito mercantil al amparo de la Ley 3/2009 y cumple con lo establecido en el artículo 76.1.a) de la LIS, dicha operación podría acogerse al régimen fiscal establecido en el capítulo VII del título VII de la LIS en las condiciones y con los requisitos exigidos en el mismo.

Adicionalmente, la aplicación del régimen especial exige analizar lo dispuesto en el artículo 89.2 de la LIS, según el cual:

“2. No se aplicará el régimen establecido en el presente capítulo cuando la operación realizada tenga como principal objetivo el fraude o la evasión fiscal. En particular, el régimen no se aplicará cuando la operación no se efectúe por motivos económicos válidos, tales como la reestructuración o la racionalización de las actividades de las entidades que participan en la operación, sino con la mera finalidad de conseguir una ventaja fiscal.

Las actuaciones de comprobación de la Administración tributaria que determinen la inaplicación total o parcial del régimen fiscal especial por aplicación de lo dispuesto en el párrafo anterior, eliminarán exclusivamente los efectos de la ventaja fiscal.”

Este precepto recoge de forma expresa la razón de ser del régimen especial de las operaciones de fusión, escisión, aportación de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea, que justifica que a las mismas les sea de aplicación dicho régimen en lugar del régimen general establecido para esas mismas operaciones en el artículo 17 de la LIS. El fundamento del régimen especial reside en que la fiscalidad no debe ser un freno ni un estímulo en la toma de decisiones de las empresas sobre operaciones de reorganización, cuando la causa que impulsa su realización se sustenta en motivos económicos válidos, en cuyo caso la fiscalidad quiere tener un papel neutral en esas operaciones.

Por el contrario, cuando la causa que motiva la realización de dichas operaciones es meramente fiscal, esto es, su finalidad es conseguir una ventaja fiscal al margen de cualquier razón económica diferente, no es de aplicación el régimen especial.

En el escrito de consulta se indica que las operaciones de fusión proyectadas se realizan con la finalidad de:

- Simplificar la estructura societaria, concentrando en una sola entidad toda la administración y explotación de las distintas actividades económicas que, en la actualidad, desarrollan las tres sociedades de forma independientes sin aprovechar las sinergias existentes entre ellas.

- Optimizar la dirección de las actividades económicas que venían realizándose de forma separada evitando con ello duplicidades, al objeto de mejorar el desarrollo y la coordinación en la dirección empresarial de las mismas, logrando una mayor eficacia y eficiencia en la utilización de los recursos.

- Evitar constes indirectos alcanzando una gestión económica más eficaz, al canalizar a través de una única sociedad todo el negocio, consiguiendo una orientación homogénea, logrando economías de escala y, en definitiva, centralizando la planificación y la toma de decisiones empresariales de forma coordinada para todas las actividades.

- Reducir los costes estructurales, así como las obligaciones formales de carácter mercantil, contable y fiscal.

- Racionalizar los recursos destinados a los servicios prestados dado que, al realizar B y C, actividades complementarias y dependientes de la efectuada por la entidad A, se agruparía en esta última la totalidad de las actividades económicas (fabricación, producción, comercialización, reparación y mantenimiento de hornos, quemadores y contenedores de cualquier material), generando todo ello un importante ahorro de costes operativos y administrativos, evitando la necesidad de repercusión de gastos entre compañías.

- Mejorar la estructura patrimonial de la sociedad adquirente y concentrar capacidad económica en ésta, a fin de reforzar y aumentar la solvencia financiera, facilitando la toma de decisiones empresariales e, incrementando su poder de negociación en caso de afrontar nuevas inversiones en el futuro.

- Facilitar la unificación de políticas y estrategias a través de la entidad para aportar estabilidad al negocio a largo plazo frente a eventuales sucesiones generacionales.

Estos motivos podrían considerarse válidos a los efectos del artículo 89.2 de la LIS, si bien se trata de cuestiones de hecho.

La presente contestación se realiza conforme a la información proporcionada por la consultante, sin considerar otros hechos y circunstancias no mencionados que pudieran tener relevancia en la determinación del propósito principal de la operación proyectada, de tal modo que alterase el juicio sobre la misma, lo que podrá ser objeto de comprobación administrativa a la vista de las circunstancias previas, simultáneas y posteriores concurrentes en la operación realizada.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.