• English
  • Español

Impuesto de sociedades - V1998-19 - 01/08/2019

Número de consulta: 
V1998-19
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas
Fecha salida: 
01/08/2019
Normativa: 
LIS/ Ley 27/2014 arts 76.5, 80.1 y 89.2
Descripción de hechos: 

El consultante es una persona física, PF1, dueño en pleno dominio de las siguientes participaciones:1. 90 participaciones de la sociedad A que representan el 75% de su capital social, que le pertenecen desde julio de 2015 fecha en que se constituyó la empresa. Esta entidad es una sociedad operativa cuya actividad es la del comercio al por mayor de pescados y mariscos, y otros productos alimenticios, carnes y productos cárnicos ya sea en el mercado nacional o extranjero, importando o exportando, contando para ello con la correspondiente organización de medios personales y materiales. El resto de participantes en la sociedad A son personas físicas pertenecientes a un mismo grupo familiar.2. 14320 participaciones de la sociedad B que representan el 100% de su capital social. La entidad se constituyó en noviembre de 2016. Su objeto social es la actuación como sociedad holding.PF1 se propone la realización de una operación de reorganización empresarial mediante la aportación de las participaciones en la sociedad A a favor de la sociedad B, a través de un aumento de capital de la misma.Los motivos económicos que impulsan la realización de estas operaciones son los siguientes:- Poder acometer nuevas inversiones y proyectos sin el lastre de la actual merma en la capacidad de reinversión toda vez que el dividendo obtenido por la sociedad A está sujeto a retención y ulterior tributación en IRPF, lo que unido a la dificultad de obtención de crédito en las entidades financieras españolas para realizar nuevos proyectos o ampliar los actuales, hace complicado, si no imposible, acometer los mismos.- A través de una estructura holding se agiliza la gestión de las diversas sociedades que penden de la misma, controlándose mejor su gestión.- A efectos sucesorios y por acuerdos tomados en juntas y consejos se asegura la futura administración y operativa de todas las sociedades integrantes del patrimonio empresarial a través de aquella.

Cuestión planteada: 

Si la operación descrita puede acogerse al régimen fiscal previsto en el Capítulo VII del Título VII de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades y si existen motivos económicos válidos.

Contestación completa: 

El Capítulo VII del Título VII de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, LIS), regula el régimen especial de las operaciones de fusión, escisión, aportación de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea.

El artículo 76.5 de la LIS, que establece:

“5. Tendrá la consideración de canje de valores representativos del capital social la operación por la cual una entidad adquiere una participación en el capital social de otra que le permite obtener la mayoría de los derechos de voto en ella, o, si ya dispone de dicha mayoría, adquirir una mayor participación, mediante la atribución a los socios, a cambio de sus valores, de otros representativos del capital social de la primera entidad y, en su caso, de una compensación en dinero que no exceda del 10 por ciento del valor nominal o, a falta de valor nominal, de un valor equivalente al nominal de dichos valores deducido de su contabilidad.”

A su vez, el artículo 80.1 de la LIS condiciona la aplicación del régimen fiscal del canje de valores al cumplimiento de dos requisitos:

“1. No se integrarán en la base imponible de este Impuesto, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, las rentas que se pongan de manifiesto con ocasión del canje de valores, siempre que cumplan los requisitos siguientes:

a) Que los socios que realicen el canje de valores residan en territorio español o en el de algún otro Estado miembro de la Unión Europea o en el de cualquier otro Estado siempre que, en este último caso, los valores recibidos sean representativos del capital social de una entidad residente en España.

Cuando el socio tenga la consideración de entidad en régimen de atribución de rentas, no se integrará en la base imponible de las personas o entidades que sean socios, herederos, comuneros o partícipes en dicho socio, la renta generada con ocasión del canje de valores, siempre que a la operación le sea aplicación el régimen fiscal establecido en el presente Capítulo o se realice al amparo de la Directiva 2009/133/CEE del Consejo de 19 de octubre relativa al régimen fiscal común aplicable a las fusiones, escisiones, escisiones parciales, aportaciones de activos y canje de valores realizados entre sociedades de diferentes Estados miembros y al traslado del domicilio social de una SE o una SCE de un Estado miembro a otro, y los valores recibidos por el socio conserven la misma valoración fiscal que tenían los canjeados.

b) Que la entidad que adquiera los valores sea residente en territorio español o esté comprendida en el ámbito de aplicación de la Directiva 2009/133/CEE.

(…)”.

A la vista de lo expuesto en el escrito de consulta, en la medida en que la entidad beneficiaria (la sociedad B) adquiera participaciones en el capital social de otra (la sociedad A) que le permite obtener la mayoría de los derechos de voto de las mismas (en concreto, el 75%), y concurran el resto de las circunstancias del artículo 80 de la LIS, anteriormente citadas, se podrá aplicar a la operación planteada el régimen especial previsto en el Capítulo VII del Título VII de la LIS, en las condiciones y con los requisitos establecidos en dicha normativa.

Adicionalmente, la aplicación del régimen especial exige analizar lo dispuesto en el artículo 89.2 de la LIS según el cual:

“2. No se aplicará el régimen establecido en el presente capítulo cuando la operación realizada tenga como principal objetivo el fraude o la evasión fiscal. En particular, el régimen no se aplicará cuando la operación no se efectúe por motivos económicos válidos, tales como la reestructuración o la racionalización de las actividades de las entidades que participan en la operación, sino con la mera finalidad de conseguir una ventaja fiscal.

(…)”.

Este precepto recoge de forma expresa la razón de ser del régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea, que justifica que a las mismas les sea de aplicación dicho régimen en lugar del régimen establecido para esas mismas operaciones en el artículo 17 de la LIS. El fundamento del régimen especial reside en que la fiscalidad no debe ser un freno ni un estímulo en las tomas de decisiones de las empresas sobre operaciones de reorganización, cuando la causa que impulsa su realización se sustenta en motivos económicos válidos, en cuyo caso la fiscalidad quiere tener un papel neutral en esas operaciones.

Por el contrario, cuando la causa que motiva la realización de dichas operaciones es meramente fiscal, esto es, su finalidad es conseguir una ventaja fiscal al margen de cualquier razón económica diferente, no es de aplicación el régimen especial.

En el escrito de consulta se indica que la operación se realiza para conseguir los siguientes objetivos:

- Poder acometer nuevas inversiones y proyectos sin el lastre de la actual merma en la capacidad de reinversión toda vez que el dividendo obtenido por la sociedad A está sujeto a retención y ulterior tributación en IRPF, lo que unido a la dificultad de obtención de crédito en las entidades financieras españolas para realizar nuevos proyectos o ampliar los actuales, hace complicado, si no imposible, acometer los mismos.

- A través de una estructura holding se agiliza la gestión de las diversas sociedades que penden de la misma, controlándose mejor su gestión.

- A efectos sucesorios y por acuerdos tomados en juntas y consejos se asegura la futura administración y operativa de todas las sociedades integrantes del patrimonio empresarial a través de aquella.

Estos motivos podrían considerarse válidos a efectos del artículo 89.2 de la LIS, si bien se trata de cuestiones de hecho.

La presente contestación se realiza conforme a la información proporcionada por el consultante, sin tener en cuenta otros hechos y circunstancias no mencionados, que pudieran tener relevancia en la determinación del propósito principal de la operación proyectada, de tal modo que podrían alterar el juicio de la misma, lo que podrá ser objeto de comprobación administrativa a la vista de la totalidad de las circunstancias previas, simultáneas y posteriores concurrentes en la operación realizada.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.