• English
  • Español

Impuesto de sociedades - V2017-19 - 01/08/2019

Número de consulta: 
V2017-19
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas
Fecha salida: 
01/08/2019
Normativa: 
LIS Ley 27/2014 art. 87 Y 89-2
Descripción de hechos: 

La persona física consultante, junto con las personas físicas PF1, PF2 y PF3, son titules del 100% del capital social de la entidad X. En concreto, las personas físicas PF2 y PF3 son titulares del 33,33% respectivamente de la entidad X, la persona física consultante es titular del 28,33% de la citada entidad, perteneciendo el 5% restante a la persona física PF1 cónyuge de la persona física consultante.La entidad X tiene por objeto social la adquisición, comercialización, venta, arriendo, administración y explotación de todo tipo de fincas, inmuebles rústicos o urbanos, terrenos, solares, edificios, apartamentos, viviendas, locales, oficinas y la realización de proyectos de urbanización y su ejecución, la realización de excavaciones y derribos, por cuenta propia o de terceros.En la actualidad, en la entidad se desarrollan al menos tres tipos de actividades diferenciadas:-Servicios de intermediación inmobiliaria de administración y gestión de proyectos y promociones propias y de terceros. Tales como la comercialización de viviendas y oficinas o desarrollos integrales del proceso constructivo de edificaciones.-Arrendamiento de inmuebles como propietaria de un elevado número de fincas urbanas de diversa tipología, principalmente de oficinas y locales comerciales, agrupados en diversos edificios de localización dispersa.-La gestión, desarrollo y venta ocasional de terrenos urbanos o en curso de urbanización, a través de la participación en Juntas de Compensación u otras figuras similares de ordenación urbanística.La sociedad cuenta con una plantilla media de 17 personas empleadas como asalariados en el régimen general de la Seguridad Social, con contratos a tiempo completo.Se plantea la realización de una operación de reestructuración consistente en la aportación de todas las participaciones que se poseen en la entidad X a tres entidades de nueva creación A, B y C participadas respectivamente al 100% por la persona física consultante y su cónyuge (la persona física PF1) y las personas físicas PF2 y PF3 respectivamente. Estas sociedades se convertirían en entidades Holding, encargadas de dirigir y gestionar la filial X y otras que pudieran surgir en su caso.Los motivos económicos que impulsan la realización de esta operación de reestructuración son:-Conseguir la racionalización en la gestión del patrimonio familiar, adoptando las decisiones empresariales que en cada caso sean más convenientes a juicio de cada uno de los grupos familiares sin necesidad de obtener la unanimidad de todas.-Facilitar la toma de decisiones de inversión empresarial para conseguir una mejor posición según los objetivos marcados por cada grupo familiar.-Ordenar la sucesión futura de los nuevos propietarios, simplificando la gestión ordinaria, evitando la disparidad de criterios empresariales que puedan suponer las segundas y posteriores generaciones.-Revertir y aplicar los excedentes de la sociedad filial mediante la distribución de los mismos en la forma que se entienda más óptima para que una vez recibidos en las sociedades de cabecera éstas puedan optar individualmente según su estrategia empresarial diferenciada, por la toma de decisiones que estimen más conveniente, sin necesidad de consensuar la aplicación de los fondos sociales disponibles.

Cuestión planteada: 

Si la operación descrita puede acogerse al régimen fiscal especial previsto en el Capítulo VII del Título VII de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades.

Contestación completa: 

El Capítulo VII del Título VII de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, LIS), regula el régimen especial de las operaciones de fusión, escisión, aportación de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea.

El artículo 87 de la LIS, establece que:

“1. El régimen previsto en el presente capítulo se aplicará, a opción del contribuyente de este Impuesto, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, a las aportaciones no dinerarias en las que concurran los siguientes requisitos:

a) Que la entidad que recibe la aportación sea residente en territorio español o realice actividades en este por medio de un establecimiento permanente al que se afecten los bienes aportados.

b) Que una vez realizada la aportación, el contribuyente aportante de este Impuesto, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, participe en los fondos propios de la entidad que recibe la aportación en, al menos, el 5 por ciento.

c) Que, en el caso de aportación de acciones o participaciones sociales por contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o del Impuesto sobre la Renta de no Residentes sin establecimiento permanente en territorio español, se tendrán que cumplir además de los requisitos señalados en las letras a) y b), los siguientes:

1.º Que a la entidad de cuyo capital social sean representativos no le sean de aplicación el régimen especial de agrupaciones de interés económico, españolas o europeas, y de uniones temporales de empresas, previstos en esta Ley, ni tenga como actividad principal la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario en los términos previstos en el artículo 4.ocho.dos de la Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio.

2.º Que representen una participación de, al menos, un 5 por ciento de los fondos propios de la entidad.

3.º Que se posean de manera ininterrumpida por el aportante durante el año anterior a la fecha del documento público en que se formalice la aportación.

(…)”.

Así, en el caso de aportación de acciones o participaciones sociales por contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se exige que las mismas representen, al menos, el 5 por 100 de los fondos propios de una entidad a la que no resulte de aplicación el régimen de agrupaciones de interés económico, ni el de uniones temporales de empresas, ni tenga por objeto la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario en los términos establecidos en el artículo 4.ocho.dos de la Ley 19/1991, así como que tales acciones o participaciones hayan sido poseídas por el aportante ininterrumpidamente durante el año anterior a la fecha de la aportación.

Adicionalmente, la aplicación del régimen especial exige igualmente que, una vez realizada la aportación, la persona física aportante participe en los fondos propios de la entidad que la recibe en, al menos, un 5 por 100, siempre que esta última sea residente en territorio español o realice en el mismo actividades por medio de un establecimiento permanente.

De acuerdo con los hechos manifestados en el escrito de consulta, parecen cumplirse los requisitos previamente señalados. En efecto, las personas físicas PF2 y PF3 son titulares del 33,33% de la entidad X, la persona física consultante es titular del 28,33% perteneciendo el 5% restante a la persona física PF1. Por tanto, en la medida en que se aporten por parte de las personas físicas mencionadas a 3 entidades Holding de nueva creación A, B y C, respectivamente, residentes en España, una participación representativa superior al 5% del capital social de la entidad X y se cumplan los requisitos anteriormente señalados, y a la operación de aportación no dineraria planteada le será de aplicación el régimen fiscal especial previsto en el artículo 87 de la LIS, anteriormente mencionado.

Adicionalmente, la aplicación del régimen especial exige analizar lo dispuesto en el artículo 89.2 de la LIS según el cual:

“2. No se aplicará el régimen establecido en el presente capítulo cuando la operación realizada tenga como principal objetivo el fraude o la evasión fiscal. En particular, el régimen no se aplicará cuando la operación no se efectúe por motivos económicos válidos, tales como la reestructuración o la racionalización de las actividades de las entidades que participan en la operación, sino con la mera finalidad de conseguir una ventaja fiscal.”

Este precepto recoge de forma expresa la razón de ser del régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea, que justifica que a las mismas les sea de aplicación dicho régimen en lugar del régimen establecido para esas mismas operaciones en el artículo 17 de la LIS. El fundamento del régimen especial reside en que la fiscalidad no debe ser un freno ni un estímulo en las tomas de decisiones de las empresas sobre operaciones de reorganización, cuando la causa que impulsa su realización se sustenta en motivos económicos válidos, en cuyo caso la fiscalidad quiere tener un papel neutral en esas operaciones.

Por el contrario, cuando la causa que motiva la realización de dichas operaciones es meramente fiscal, esto es, su finalidad es conseguir una ventaja fiscal al margen de cualquier razón económica diferente, no es de aplicación el régimen especial.

En el escrito de consulta se indica que la operación planteada se realiza con la finalidad de:

-Conseguir la racionalización en la gestión del patrimonio familiar, adoptando las decisiones empresariales que en cada caso sean más convenientes a juicio de cada uno de los grupos familiares sin necesidad de obtener la unanimidad de todas.

-Facilitar la toma de decisiones de inversión empresarial para conseguir una mejor posición según los objetivos marcados por cada grupo familiar.

-Ordenar la sucesión futura de los nuevos propietarios, simplificando la gestión ordinaria, evitando la disparidad de criterios empresariales que puedan suponer las segundas y posteriores generaciones.

-Revertir y aplicar los excedentes de la sociedad filial mediante la distribución de los mismos en la forma que se entienda más óptima para que una vez recibidos en las sociedades de cabecera éstas puedan optar individualmente según su estrategia empresarial diferenciada, por la toma de decisiones que estimen más conveniente, sin necesidad de consensuar la aplicación de los fondos sociales disponibles.

Estos motivos podrían considerarse válidos a los efectos del artículo 89.2 de la LIS, si bien se trata de cuestiones de hecho.

La presente contestación se realiza conforme a la información proporcionada por la consultante, sin tener en cuenta otros hechos y circunstancias no mencionados, que pudieran tener relevancia en la determinación del propósito principal de la operación proyectada, de tal modo que podría alterar el juicio de la misma, lo que podrá ser objeto de comprobación administrativa a la vista de la totalidad de las circunstancias previas, simultáneas y posteriores concurrentes en la operación realizada.

Lo que comunico a Vd. Con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.