• English
  • Español

Impuesto de sociedades - V2027-19 - 06/08/2019

Número de consulta: 
V2027-19
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas
Fecha salida: 
06/08/2019
Normativa: 
Ley 27/2014, del Impuesto sobre Sociedades, arts: 76.5, 80.1, 89.2
Descripción de hechos: 

Los consultantes son dos personas físicas, PF1 y PF2 propietarias, cada una de ellas, de un participación en el capital social de las entidades B y L.La entidad B, constituida hace más de treinta años, tiene como objeto social principal la venta al por mayor de plazos cocinados y precocinados, bebidas, cremas, sopas, zumos y refrescos, así como manipulación, fabricación y elaboración de productos cárnicos. Sus participaciones poseídas por PF1 y PF2 ascienden de modo conjunto a más del 50% de su capital social y se ostentan desde hace más de un año con carácter ininterrumpido.Por su parte, la entidad L, constituida hace más de diez años, tiene como objeto social la prestación de servicios administrativos y contables, la venta al por mayor de plazos cocinados y precocinados, bebidas, cremas, sopas, zumos y refrescos, así como manipulación, fabricación y elaboración de productos cárnicos. Sus participaciones poseídas por PF1 y PF2 ascienden de modo conjunto a más del 50% de su capital social y se ostentan desde hace más de un año con carácter ininterrumpido.Ambas sociedades disponen de medios materiales y humanos para desarrollar las actividades detalladas, estando todos sus elementos patrimoniales afectos a la realización de sus actividades económicas.Las actividades de ambas sociedades son complementarias, prestando la sociedad L servicios a favor de B.Se pretende constituir una nueva sociedad residente en España, aportando los socios consultantes las participaciones que detentan en las dos sociedades anteriormente descritas con el objetivo de crear una estructura holding.Los motivos económicos que impulsan la realización de esta operación son los siguientes:.- Aprovechar la estructura empresarial forjada en torno a la sociedad holding para acometer futuras inversiones mediante una política de gestión única..- Buscar ventajas de la concentración empresarial como son el aumento de la solvencia, el mejor aprovechamiento de los capitales o la mejor coordinación y complemento de las actividades..- Centralizar la planificación y la toma de decisiones de las empresas del grupo en una entidad holding, facilitando la percepción externa de grupo y mejorando la capacidad comercial, de administración y de negociación con terceros..- Mejorar la gestión y la toma de decisiones..- Reforzar la unidad del grupo facilitando la redacción, suscripción y aplicación de un protocolo familiar que garantice la pervivencia generacional de las empresas que componen el grupo y, por ende, la simplificación de los problemas sucesorios ante la eventual jubilación o defunción de uno de los miembros del grupo..- Centralizar en la sociedad holding la liquidez necesaria para favorecer y mejorar la financiación de proyectos empresariales así como las actividades que precisen ayuda financiera o nuevas inversiones que pudieran iniciarse en el futuro..- La aplicación del régimen fiscal especial de consolidación fiscal.

Cuestión planteada: 

Posibilidad de que las operaciones proyectadas puedan acogerse al régimen fiscal especial regulado en el capítulo VII del título VII de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades.

Contestación completa: 

El Capítulo VII del Título VII de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, LIS), establece el régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea.

En este sentido, el artículo 76.5 de la LIS establece que:

“5. Tendrá la consideración de canje de valores representativos del capital social la operación por la cual una entidad adquiere una participación en el capital social de otra que le permite obtener la mayoría de los derechos de voto en ella o, si ya dispone de dicha mayoría, adquirir una mayor participación, mediante la atribución a los socios, a cambio de sus valores, de otros representativos del capital social de la primera entidad y, en su caso, de una compensación en dinero que no exceda del 10 por ciento del valor nominal o, a falta de valor nominal, de un valor equivalente al nominal de dichos valores deducido de su contabilidad.”

El artículo 80.1 de la LIS condiciona la aplicación del régimen fiscal del canje de valores al cumplimiento de dos requisitos:

“1. No se integrarán en la base imponible de este Impuesto, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, las rentas que se pongan de manifiesto con ocasión del canje de valores, siempre que cumplan los requisitos siguientes:

a) Que los socios que realicen el canje de valores residan en territorio español o en el de algún otro Estado miembro de la Unión Europea o en el de cualquier otro Estado siempre que, en este último caso, los valores recibidos sean representativos del capital social de una entidad residente en España.

Cuando el socio tenga la consideración de entidad en régimen de atribución de rentas, no se integrará en la base imponible de las personas o entidades que sean socios, herederos, comuneros o partícipes en dicho socio, la renta generada con ocasión del canje de valores, siempre que a la operación le sea de aplicación el régimen fiscal establecido en el presente capítulo o se realice al amparo de la Directiva 2009/133/CE del Consejo, de 19 de octubre, relativa al régimen fiscal común aplicable a las fusiones, escisiones, escisiones parciales, aportaciones de activos y canje de valores realizados entre sociedades de diferentes Estados miembros y al traslado del domicilio social de una SE o una SCE de un Estado miembro a otro, y los valores recibidos por el socio conserven la misma valoración fiscal que tenían los canjeados.

b) Que la entidad que adquiera los valores sea residente en territorio español o esté comprendida en el ámbito de aplicación de la Directiva 2009/133/CE.”

A la vista de lo expuesto en el escrito de consulta, en la medida en que la entidad beneficiaria, la holding de nueva creación, adquiera participaciones en el capital social de las entidades B y L que le permita adquirir la mayoría de los derechos de voto de las mismas (como es el caso, ya que los consultantes aportarían más del 50% de las participaciones sociales de cada entidad), y concurran el resto de circunstancias del artículo 80 de la LIS, anteriormente citadas, se podrá aplicar a la operación planteada el régimen especial previsto en el Capítulo VII del Título VII de la LIS, en las condiciones y con los requisitos establecidos en dicha normativa.

Adicionalmente, la aplicación del régimen especial a estas operaciones exige analizar lo dispuesto en el artículo 89.2 de la LIS según el cual:

“2. No se aplicará el régimen establecido en el presente capítulo cuando la operación realizada tenga como principal objetivo el fraude o la evasión fiscal. En particular, el régimen no se aplicará cuando la operación no se efectúe por motivos económicos válidos, tales como la reestructuración o la racionalización de las actividades de las entidades que participan en la operación, sino con la mera finalidad de conseguir una ventaja fiscal.

(…)’’.

Este precepto recoge de forma expresa la razón de ser del régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea, que justifica que a las mismas les sea de aplicación dicho régimen en lugar del régimen establecido para esas mismas operaciones en el artículo 17 de la LIS. El fundamento del régimen especial reside en que la fiscalidad no debe ser un freno ni un estímulo en las tomas de decisiones de las empresas sobre operaciones de reorganización, cuando la causa que impulsa su realización se sustenta en motivos económicos válidos, en cuyo caso la fiscalidad quiere tener un papel neutral en esas operaciones.

Por el contrario, cuando la causa que motiva la realización de dichas operaciones es meramente fiscal, esto es, su finalidad es conseguir una ventaja fiscal al margen de cualquier razón económica diferente, no es de aplicación el régimen especial.

En el escrito de consulta se indica que las operaciones proyectadas se realizan con la finalidad de:

Los motivos económicos que impulsan la realización de esta operación son los siguientes:

.- Aprovechar la estructura empresarial forjada en torno a la sociedad holding para acometer futuras inversiones mediante una política de gestión única.

.- Buscar ventajas de la concentración empresarial como son el aumento de la solvencia, el mejor aprovechamiento de los capitales o la mejor coordinación y complemento de las actividades.

.- Centralizar la planificación y la toma de decisiones de las empresas del grupo en una entidad holding, facilitando la percepción externa de grupo y mejorando la capacidad comercial, de administración y de negociación con terceros.

.- Mejorar la gestión y la toma de decisiones.

.- Reforzar la unidad del grupo facilitando la redacción, suscripción y aplicación de un protocolo familiar que garantice la pervivencia generacional de las empresas que componen el grupo y, por ende, la simplificación de los problemas sucesorios ante la eventual jubilación o defunción de uno de los miembros del grupo.

.- Centralizar en la sociedad holding la liquidez necesaria para favorecer y mejorar la financiación de proyectos empresariales así como las actividades que precisen ayuda financiera o nuevas inversiones que pudieran iniciarse en el futuro.

.- La aplicación del régimen fiscal especial de consolidación fiscal.

Estos motivos podrían considerarse económicamente válidos a los efectos del artículo 89.2 de la LIS, si bien se trata de cuestiones de hecho.

La presente contestación se realiza conforme a la información proporcionada por los consultantes, sin tener en cuenta otros hechos y circunstancias no mencionadas, que pudieran tener relevancia en la determinación del propósito principal de las operaciones proyectadas, de tal modo que podrían alterar el juicio de la misma, lo que podrá ser objeto de comprobación administrativa a la vista de la totalidad de las circunstancias previas, simultáneas y posteriores concurrentes en la operación realizada.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.