• English
  • Español

IRPF - V1081-19 - 21/05/2019

Número de consulta: 
V1081-19
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas
Fecha salida: 
21/05/2019
Normativa: 
Ley 35/2006. Ley 19/1991
Descripción de hechos: 

El consultante, que se encuentra en jubilación activa cobrando el 50 por 100 de la pensión y trabajando para una entidad mercantil, dispone de unos 20 inmuebles arrendados por los que viene declarando en el IRPF rendimientos del capital inmobiliario. Actualmente, se plantea contratar laboralmente a una persona a jornada completa para gestionar los arrendamientos. Según indica en su escrito, la renta de los alquileres supone más del 50 por 100 de las bases imponible general y del ahorro.

Cuestión planteada: 

- Consideración del arrendamiento como actividad empresarial en el IRPF.- Exención en el Impuesto sobre el Patrimonio de los inmuebles afectos al arrendamiento

Contestación completa: 

Impuesto sobre la Renta de Las Personas Físicas

El artículo 27 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29), después de definir en su apartado 1 los rendimientos íntegros de actividades económicas, establece en su apartado 2 lo siguiente:

“A efectos de lo dispuesto en el apartado anterior, se entenderá que el arrendamiento de inmuebles se realiza como actividad económica, únicamente cuando para la ordenación de esta se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa”.

Conforme con esta definición, la contratación por el consultante de una persona para realizar la ordenación de la actividad de arrendamiento de los inmuebles de su propiedad comportará —siempre que la incorporación de la persona se realice con contrato laboral y a jornada completa— el cumplimiento del requisito necesario para calificar como actividad económica el referido arrendamiento, requisito que no se ve alterado por el hecho de que la contratación del personal se realice con posterioridad al inicio del período impositivo, debiendo considerarse que la actividad económica se inicia como tal con el cumplimiento del requisito de la contratación laboral en los términos exigidos por la normativa.

Impuesto sobre el Patrimonio

El artículo 4. Ocho. Uno de la Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio, establece la exención en los términos siguientes:

“Uno. Los bienes y derechos de las personas físicas necesarios para el desarrollo de su actividad empresarial o profesional, siempre que ésta se ejerza de forma habitual, personal y directa por el sujeto pasivo y constituya su principal fuente de renta. A efectos del cálculo de la principal fuente de renta, no se computarán ni las remuneraciones de las funciones de dirección que se ejerzan en las entidades a que se refiere el número dos de este apartado, ni cualesquiera otras remuneraciones que traigan su causa de la participación en dichas entidades.

También estarán exentos los bienes y derechos comunes a ambos miembros del matrimonio, cuando se utilicen en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional de cualquiera de los cónyuges, siempre que se cumplan los requisitos del párrafo anterior”.

El Tribunal Supremo, en Sentencias de 12 de marzo y 10 de junio de 2009, declaró que la existencia de pensión de jubilación es cuestión ajena a la normativa tributaria por lo que, si concurren los requisitos legales establecidos para el beneficio tributario, la percepción de aquella no es obstáculo para la procedencia de este.

Por lo tanto, si concurren los requisitos para que la actividad de arrendamiento de inmuebles pueda calificarse como económica por concurrir las circunstancias previstas en el artículo 27.2 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y esta actividad constituye el medio de vida del consultante, ejerciéndose de forma habitual y directa por sí mismo, adoptando personalmente las decisiones gerenciales necesarias para el desenvolvimiento de dicha actividad y siendo su principal fuente de renta, no afectaría a la aplicación de la exención de los inmuebles afectos a la actividad, el hecho de que el consultante desempeñase de forma habitual, personal y directa la actividad de arrendamiento en situación de jubilación activa.

Lo que comunico a usted con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (BOE del día 18).