• English
  • Español

IRPF - V1541-22 - 27/06/2022

Número de consulta: 
V1541-22
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas
Fecha salida: 
27/06/2022
Normativa: 
LIRPF, Ley 35/2006, artículo 81.bis.
Descripción de hechos: 

La consultante, que percibe una pensión contributiva de la Seguridad Social, estaba casada con una persona con un grado de discapacidad del 33% que falleció en el mes de julio de 2021, y que obtuvo en dicho ejercicio rentas inferiores a 8.000 euros, procedentes de una pensión que se satisfizo hasta el mes de junio.

Cuestión planteada: 

Si puede aplicarse la deducción por cónyuge discapacitado prevista en el artículo 81 bis de la Ley del Impuesto o queda excluida de la aplicación de la deducción, ya que de haber vivido su cónyuge todo el año, la pensión obtenida hubiera superado los 8.000 euros.

Contestación completa: 

El apartado 1 del artículo 81 bis de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE de 29 de noviembre), en lo que se refiere a la consulta realizada, dispone:

1. Los contribuyentes que realicen una actividad por cuenta propia o ajena por la cual estén dados de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social o mutualidad podrán minorar la cuota diferencial del impuesto en las siguientes deducciones:

(…)

d) Por el cónyuge no separado legalmente con discapacidad, siempre que no tenga rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000 euros ni genere el derecho a las deducciones previstas en las letras a) y b) anteriores, hasta 1.200 euros anuales.

Asimismo podrán minorar la cuota diferencial del impuesto en las deducciones previstas anteriormente los contribuyentes que perciban prestaciones contributivas y asistenciales del sistema de protección del desempleo, pensiones abonadas por el Régimen General y los Regímenes especiales de la Seguridad Social o por el Régimen de Clases Pasivas del Estado, así como los contribuyentes que perciban prestaciones análogas a las anteriores reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos por las mutualidades de previsión social que actúen como alternativas al régimen especial de la Seguridad Social mencionado, siempre que se trate de prestaciones por situaciones idénticas a las previstas para la correspondiente pensión de la Seguridad Social.

(…)

2. Las deducciones se calcularán de forma proporcional al número de meses en que se cumplan de forma simultánea los requisitos previstos en el apartado 1 anterior, y tendrán como límite para cada una de las deducciones, en el caso de los contribuyentes a que se refiere el primer párrafo del apartado 1 anterior, las cotizaciones y cuotas totales a la Seguridad Social y Mutualidades devengadas en cada período impositivo. No obstante, si tuviera derecho a la deducción prevista en las letras a) o b) del apartado anterior respecto de varios ascendientes o descendientes con discapacidad, el citado límite se aplicará de forma independiente respecto de cada uno de ellos.

A efectos del cálculo de este límite se computarán las cotizaciones y cuotas por sus importes íntegros, sin tomar en consideración las bonificaciones que pudieran corresponder.

(…)

4. Reglamentariamente se regularán el procedimiento y las condiciones para tener derecho a la práctica de estas deducciones, así como los supuestos en que se pueda solicitar de forma anticipada su abono.

(…)”.

Como puede observarse, las deducciones no solo podrán ser aplicadas por contribuyentes que realicen una actividad por cuenta propia o ajena, sino también por los perceptores de prestaciones contributivas y asistenciales del sistema de protección del desempleo y pensiones abonadas por la Seguridad Social, Clases Pasivas o Mutualidades alternativas.

En cuanto a la discapacidad, el artículo 60.3 de la Ley del Impuesto dispone lo siguiente:

“3. A los efectos de este Impuesto, tendrán la consideración de personas con discapacidad los contribuyentes que acrediten, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan, un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento.

En particular, se considerará acreditado un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento en el caso de los pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez y en el caso de los pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad. Igualmente, se considerará acreditado un grado de discapacidad igual o superior al 65 por ciento, cuando se trate de personas cuya incapacidad sea declarada judicialmente, aunque no alcance dicho grado."

Además, en el apartado 2 del artículo 60 bis del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo (BOE de 31 de marzo), se establece lo siguiente en relación al procedimiento para la práctica de las deducciones referidas:

“2. A efectos del cómputo del número de meses para el cálculo del importe de la deducción a que se refiere el apartado anterior se tendrán en cuenta las siguientes reglas:

1.ª La determinación de la condición de familia numerosa, del estado civil del contribuyente, del número de hijos que exceda del número mínimo de hijos exigido para que la familia haya adquirido la condición de familia numerosa de categoría general o especial y de la situación de discapacidad, se realizará de acuerdo con su situación el último día de cada mes.

2.ª El requisito de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social o Mutualidad se entenderá cumplido cuando esta situación se produzca en cualquier día del mes. Este requisito no será aplicable cuando se trate de contribuyentes que perciban las prestaciones a que se refiere el séptimo párrafo del apartado 1 del artículo 81 bis de la Ley del Impuesto.

3.ª Se entenderá cumplido el requisito de percibir las prestaciones a que se refiere el séptimo párrafo del apartado 1 del artículo 81 bis de la Ley del Impuesto cuando las mismas se perciban en cualquier día del mes.”

En definitiva, de acuerdo con el apartado 2 del artículo 81.bis de la Ley del Impuesto, dicha deducción se calculará de forma proporcional al número de meses (100 euros cada mes) –teniendo en cuenta los límites establecidos en dicho apartado–, en que se cumplan de forma simultánea los requisitos previstos en el apartado 1 de dicho precepto (contribuyentes que realicen una actividad por cuenta propia o ajena por la cual estén dados de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social o mutualidad, o bien que sean perceptores de prestaciones contributivas y asistenciales del sistema de protección del desempleo y pensiones abonadas por la Seguridad Social, Clases Pasivas o Mutualidades alternativas, y siempre que –haciendo referencia al caso consultado- dichos contribuyentes tengan un cónyuge con discapacidad, teniendo en cuenta que la situación de discapacidad se determinará de acuerdo con la situación existente el último día de cada mes, tal como establece la regla 1ª del apartado 2 del artículo 60 del RIRPF.

En este caso el cónyuge del contribuyente ha fallecido durante el mes de julio de 2021. Teniendo en cuenta lo establecido en la regla 1ª del apartado 2 del artículo 60 del RIRPF, y dado que a fecha 31 de julio de ese año el contribuyente ya no tenía un cónyuge con discapacidad, en consecuencia, no podrá aplicar la deducción regulada en la letra d) del apartado 1 del artículo 81 bis de la Ley del Impuesto correspondiente al mes de julio de 2021, ni a los meses posteriores.

En conclusión, la consultante sólo podría aplicar la deducción por cónyuge con discapacidad, siempre que se cumplan todos los requisitos establecidos en la Ley del Impuesto, correspondiente a los meses correlativos desde enero a junio de 2021 (600 euros, correspondientes a 100 euros cada mes).

Respecto al límite referido a que el cónyuge con discapacidad no tenga rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000 euros, para el cómputo de dicho límite debe tenerse en cuenta la totalidad de las rentas no exentas obtenidas por dicho cónyuge en el ejercicio. No superándose dicho límite de acuerdo con los datos aportados en el caso consultado, ya que manifiesta la consultante que el total de las rentas obtenidas por su cónyuge en el ejercicio 2021 no ha superado dicha cantidad.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.