• English
  • Español

IRPF - V1980-22 - 16/09/2022

Número de consulta: 
V1980-22
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas
Fecha salida: 
16/09/2022
Normativa: 
LIRPF, Ley 35/2006, Art. 33 a 35.
Descripción de hechos: 

El consultante se dedica a impartir clases de equitación estando dado de alta en el epígrafe 826 del Impuesto sobre Actividades Económicas, no dedicándose a la compra y venta de caballos. No obstante, en 2019 adquirió un caballo al que cuidó y domó con el objetivo de participar en ferias y concursos, todo ello como afición y al margen de su actividad profesional. En la actualidad, ha recibido una importante oferta por la venta del caballo.

Cuestión planteada: 

Si a efectos del cálculo de la ganancia o pérdida patrimonial en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas podría deducir los gastos de manutención, cuadra o participación en ferias en que ha incurrido.

Contestación completa: 

En primer lugar, se debe advertir la posible calificación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas como rendimientos de actividades económicas de los rendimientos correspondientes a la compra, adiestramiento y venta del caballo. Ahora bien, para que esto sea posible resulta necesario que la compra, adiestramiento y venta del caballo constituya, a efectos del IRPF, una actividad económica, lo que exige el cumplimiento de los requisitos que para dicha consideración establece el artículo 27 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las Leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29 de noviembre), donde se dispone lo siguiente:

“1. Se considerarán rendimientos íntegros de actividades económicas aquellos que, procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

En particular, tienen esta consideración los rendimientos de las actividades extractivas, de fabricación, comercio o prestación de servicios, incluidas las de artesanía, agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, de construcción, mineras, y el ejercicio de profesiones liberales, artísticas y deportivas.

(…)”.

No existiendo tal ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios —lo que constituye una cuestión de hecho, cuya determinación es ajena, por tanto, a las competencias de este Centro Directivo y que podrá acreditarse a través de medios de prueba admitidos en derecho, según dispone el artículo 106 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (BOE del día 18), cuya valoración corresponderá efectuar a los órganos de gestión e inspección de la Administración Tributaria—, la futura venta del caballo determinará en su momento una ganancia o pérdida patrimonial por diferencia entre los valores de transmisión y adquisición, tal como resulta de lo dispuesto en los artículo 33.1 y 34 de la Ley del Impuesto, donde respectivamente se establece lo siguiente:

“Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos”.

“1. El importe de las ganancias o pérdidas patrimoniales será:

a) En el supuesto de transmisión onerosa o lucrativa, la diferencia entre los valores de adquisición y transmisión de los elementos patrimoniales.

b) En los demás supuestos, el valor de mercado de los elementos patrimoniales o partes proporcionales, en su caso.

2. Si se hubiesen efectuado mejoras en los elementos patrimoniales transmitidos, se distinguirá la parte del valor de enajenación que corresponda a cada componente del mismo”.

Por su parte, el artículo 35 define los valores de adquisición y transmisión para las transmisiones a título oneroso en los siguientes términos:

“1. El valor de adquisición estará formado por la suma de:

a) El importe real por el que dicha adquisición se hubiere efectuado.

b) El coste de las inversiones y mejoras efectuadas en los bienes adquiridos y los gastos y tributos inherentes a la adquisición, excluidos los intereses, que hubieran sido satisfechos por el adquirente.

En las condiciones que reglamentariamente se determinen, este valor se minorará en el importe de las amortizaciones.

2. El valor de transmisión será el importe real por el que la enajenación se hubiese efectuado. De este valor se deducirán los gastos y tributos a que se refiere el párrafo b) del apartado 1 en cuanto resulten satisfechos por el transmitente.

Por importe real del valor de enajenación se tomará el efectivamente satisfecho, siempre que no resulte inferior al normal de mercado, en cuyo caso prevalecerá éste.”

Al respecto, debe señalarse que los gastos a los que hace referencia en su escrito de consulta tales como manutención, cuadra o participación en ferias no tienen la consideración de inherentes a la adquisición del caballo, ni deben considerarse mejoras, al no estar vinculados los mismos a un aumento de la capacidad productiva o alargamiento de la vida útil del bien en cuestión, aspectos asociados al concepto de mejora en los elementos patrimoniales. Es decir, tales gastos tienen como objeto mantener al animal en perfecto estado a lo largo de su vida y para los fines marcados por el consultante, sin que pueden tener en ningún caso la consideración de mejora.

Por tanto, los gastos citados no deberán tenerse en cuenta al calcular la ganancia o pérdida patrimonial que, en su caso, se derive de la transmisión del caballo.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.