• English
  • Español

IVA - V1128-19 - 22/05/2019

Número de consulta: 
V1128-19
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre el Consumo
Fecha salida: 
22/05/2019
Normativa: 
Ley 37/1992 art. 164. RIVA RD 1624/1992 art. 62-6
Descripción de hechos: 

La consultante es una sociedad mercantil no establecida en el territorio de aplicación del Impuesto que realiza los siguientes tipos de operaciones en el territorio de aplicación del Impuesto:- Entregas intracomunitarias de bienes sujetas y exentas en virtud del artículo 25 de la Ley 37/1992;- Adquisiciones intracomunitarias de bienes de conformidad con el artículo 13 de la Ley 37/1992, y- Entregas interiores de bienes a clientes españoles, empresarios o profesionales a los que corresponde la condición de sujeto pasivo en virtud del artículo 84.Uno.2º de la Ley 37/1992.El período de liquidación de la consultante coincide con el mes natural pues su volumen de operaciones excede de 6.010.121,04 euros estando obligada, por tanto, a la llevanza de los libros registro del Impuesto a través del sistema de Suministro Inmediato de Información (en adelante, SII).

Cuestión planteada: 

Si debe transmitir a través del Suministro Inmediato de Información (SII) la información de las facturas que expida con ocasión de las entregas interiores de bienes que efectúa a favor de adquirentes, empresarios o profesionales, establecidos en el territorio de aplicación del Impuesto.

Contestación completa: 

1.- De conformidad con el artículo 84 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (BOE del 29 de diciembre):

“Uno. Serán sujetos pasivos del Impuesto:

1.º Las personas físicas o jurídicas que tengan la condición de empresarios o profesionales y realicen las entregas de bienes o presten los servicios sujetos al Impuesto, salvo lo dispuesto en los números siguientes.

2.º Los empresarios o profesionales para quienes se realicen las operaciones sujetas al Impuesto en los supuestos que se indican a continuación:

a) Cuando las mismas se efectúen por personas o entidades no establecidas en el territorio de aplicación del Impuesto.

No obstante, lo dispuesto en esta letra no se aplicará en los siguientes casos:

a’) Cuando se trate de prestaciones de servicios en las que el destinatario tampoco esté establecido en el territorio de aplicación del Impuesto, salvo cuando se trate de prestaciones de servicios comprendidas en el número 1.º del apartado uno del artículo 69 de esta Ley.

b’) Cuando se trate de las entregas de bienes a que se refiere el artículo 68, apartados tres y cinco de esta Ley.

c’) Cuando se trate de entregas de bienes que estén exentas del Impuesto por aplicación de lo previsto en los artículos 21, números 1.º y 2.º, o 25 de esta Ley.

(…).”.

Por otra parte, no obstante lo anterior, la consultante tendrá la condición de sujeto pasivo del impuesto respecto de las entregas intracomunitarias de bienes sujetas y exentas del Impuesto en virtud del artículo 25 de la Ley 37/1992 así como por las adquisiciones intracomunitarias de bienes que efectúe en virtud del artículo 13 de la Ley 37/1992 y del artículo 85 del mismo texto legal que establece que:

“En las adquisiciones intracomunitarias de bienes los sujetos pasivos del impuesto serán quienes las realicen, de conformidad con lo previsto en el artículo 71 de esta Ley.”.

De conformidad con lo anterior, y asumiendo que la consultante no cuenta con un establecimiento permanente en el territorio de aplicación del Impuesto, la condición de sujeto pasivo en las entregas interiores efectuadas por ésta corresponderá a los adquirentes de dichos bienes en la medida en que éstos tengan la condición de empresarios o profesionales, como parece ocurrir en el supuesto objeto de consulta.

2.- Por su parte, la entidad consultante, como sujeto pasivo del Impuesto, deberá cumplir con las obligaciones tributarias reguladas en el artículo 164 de la Ley 37/1992 que establece que:

“Uno. Sin perjuicio de lo establecido en el Título anterior, los sujetos pasivos del impuesto estarán obligados, con los requisitos, límites y condiciones que se determinen reglamentariamente, a:

(…)

3.º Expedir y entregar factura de todas sus operaciones, ajustada a lo que se determine reglamentariamente.

4.º Llevar la contabilidad y los registros que se establezcan en la forma definida reglamentariamente, sin perjuicio de lo dispuesto en el Código de Comercio y demás normas contables.

(…).”.

En concreto, las obligaciones de facturación deberán cumplirse observando lo dispuesto en el Reglamento que regula las obligaciones de facturación aprobado por el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre (BOE del 1 de diciembre) en cuyo artículo 2.3, en la redacción dada al mismo por el Real Decreto 1512/2018, de 28 de diciembre (BOE del 1 de enero 2019), establece los supuestos que determinarán la obligación de expedir factura de conformidad con sus estipulaciones, en concreto:

“3. La obligación de expedir factura a que se refieren los apartados anteriores, se ajustará a las normas establecidas en este Reglamento, en los siguientes supuestos:

a) Cuando la entrega de bienes o la prestación de servicios a que se refiera se entienda realizada en el territorio de aplicación del Impuesto, salvo en los siguientes supuestos:

a´) Cuando el proveedor del bien o prestador del servicio no se encuentre establecido en el citado territorio, el sujeto pasivo del Impuesto sea el destinatario para quien se realice la operación sujeta al mismo y la factura no sea expedida por este último con arreglo a lo establecido en el artículo 5 de este Reglamento.

b´) Cuando el prestador del servicio se encuentre acogido a alguno de los regímenes especiales a los que se refiere el capítulo 6, del título XII de la Directiva 2006/112/CE, de 28 de noviembre, relativa al sistema común del Impuesto sobre el Valor Añadido y no sea España el Estado miembro de identificación, a efectos de lo establecido en el capítulo XI del título IX de la Ley del impuesto.

b) Cuando el proveedor o prestador esté establecido en el territorio de aplicación del Impuesto o tenga en el mismo un establecimiento permanente o, en su defecto, el lugar de su domicilio o residencia habitual, a partir del cual se efectúa la entrega de bienes o prestación de servicios y dicha entrega o prestación, conforme a las reglas de localización aplicables a las mismas, no se entienda realizada en el territorio de aplicación del Impuesto, en los siguientes supuestos:

a´) Cuando la operación esté sujeta en otro Estado miembro, el sujeto pasivo del Impuesto sea el destinatario para quien se realice la operación y la factura no sea materialmente expedida por este último en nombre y por cuenta del proveedor del bien o prestador del servicio.

b´) Cuando el prestador del servicio se encuentre acogido al régimen especial a que se refiere la sección 3.ª del capítulo XI del título IX de la Ley del Impuesto y sea España el Estado miembro de identificación.

c´) Cuando la operación se entienda realizada fuera de la Comunidad.

c) Cuando el prestador que no esté establecido en la Comunidad, se encuentre acogido al régimen especial a que se refiere la sección 2.ª del capítulo XI del título IX de la Ley del Impuesto y sea España el Estado miembro de identificación.”.

En concreto, respecto de las entregas interiores efectuadas por la consultante y en las que, como se ha señalado anteriormente, la condición de sujeto pasivo corresponde a los adquirentes destinatarios de las entregas, no deberá la consultante expedir una factura conforme al Reglamento de facturación siempre que no acuerde con el destinatario la expedición de la factura por este último en su nombre y por su cuenta.

3.- Por otra parte, el llamado Suministro Inmediato de Información (SII, en adelante), aplicable desde el 1 de julio de 2017, e introducido por el Real Decreto 596/2016, de 2 de diciembre, para la modernización, mejora e impulso del uso de medios electrónicos en la gestión del Impuesto sobre el Valor Añadido, por el que se modifican el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre, el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos, aprobado por el Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio, y el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, aprobado por el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, determina que los sujetos pasivos con un periodo de liquidación que coincida con el mes natural de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 71.3 del Reglamento del impuesto deberán llevar los libros registro del impuesto a través de la Sede electrónica de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT).

El Libro Registro de facturas expedidas, regulado en el artículo 63 del Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, tiene por objeto la anotación de las facturas que hayan expedido los empresarios y profesionales, o quienes sin serlo sean sujetos pasivos, estando unos y otros obligados a su llevanza y conservación. Por su parte, el Libro Registro de facturas recibidas se regula en el artículo 64 del Reglamento del Impuesto que impone a los empresarios o profesionales la obligación de numerar y anotar en el mismo todas las facturas, justificantes contables y documentos de Aduana correspondientes a los bienes adquiridos o importados y a los servicios recibidos en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional.

La introducción del SII ha supuesto que, para los sujetos acogidos a dicho régimen, la llevanza del Libro Registro de facturas expedidas y recibidas, así como el resto de Libros Registros, se realice a través de la Sede Electrónica de la AEAT mediante el suministro de los registros de facturación. El SII se basa en el envío automatizado de registros de facturación, de tal forma, que sin que sea necesario el suministro o envío de la propia factura, los registros contenidos en la misma son el fundamento de la información a suministrar.

Por tanto, la consultante como sujeto pasivo del Impuesto queda obligada a la llevanza de los libros registros del Impuesto, por lo que deberá proceder a la remisión de los registros de facturación correspondientes a las facturas emitidas por las operaciones que realice por las que exista obligación de expedir factura, aunque las mismas no se hayan emitido conforme a las normas contenidas en el Reglamento de facturación. Del mismo modo, respecto de las facturas expedidas a su nombre, que sean objeto de recepción, implicarán la remisión de los registros de facturación correspondientes a través del SII.

4.- Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.