• English
  • Español

IVA - V1566-22 - 30/06/2022

Número de consulta: 
V1566-22
Español
DGT Organ: 
SG de Impuestos sobre el Consumo
Fecha salida: 
30/06/2022
Normativa: 
Ley 37/1992 art. 164-Uno-3º.
Descripción de hechos: 

El consultante es un profesional con domicilio fiscal en la provincia de Toledo y se plantea la apertura de establecimiento abierto al público en la provincia de Madrid.

Cuestión planteada: 

Domicilio que debe hacer constar en las facturas expedidas y recibidas en el desarrollo de la actividad.

Contestación completa: 

1.- El artículo 164, apartado uno, número 3º, de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (BOE del 29), dispone que:

“Uno. Sin perjuicio de lo establecido en el Título anterior, los sujetos pasivos del impuesto estarán obligados, con los requisitos, límites y condiciones que se determinen reglamentariamente, a:

(…)

3.º Expedir y entregar factura de todas sus operaciones, ajustada a lo que se determine reglamentariamente.”.

El desarrollo reglamentario de dicho precepto se ha llevado a cabo por el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, aprobado por el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre (BOE del 1 de diciembre).

2.- El artículo 6 del Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, que trata sobre el contenido de las facturas completas, en relación con el dato del domicilio que debe figurar en las mismas, dispone en su apartado 1, letra e), lo siguiente:

“1. Toda factura y sus copias contendrán los datos o requisitos que se citan a continuación, sin perjuicio de los que puedan resultar obligatorios a otros efectos y de la posibilidad de incluir cualesquiera otras menciones:

(…)

e) Domicilio, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones.

Cuando el obligado a expedir factura o el destinatario de las operaciones dispongan de varios lugares fijos de negocio, deberá indicarse la ubicación de la sede de actividad o establecimiento al que se refieran aquéllas en los casos en que dicha referencia sea relevante para la determinación del régimen de tributación correspondiente a las citadas operaciones.”.

Según la doctrina de este Centro directivo, contenida en la contestación vinculante V1756-05, de 14 de septiembre o la V2741-10, de 17 de diciembre, la referencia al domicilio que se efectúa en el precepto citado anteriormente debe entenderse hecha al domicilio fiscal.

El artículo 48 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (BOE del 18), que trata sobre el domicilio fiscal, establece en su apartado 1 que el domicilio fiscal es el lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la Administración tributaria.

En particular, en relación con las personas físicas, el artículo 48, apartado 2, letra a) de dicha Ley, establece lo siguiente:

“2. El domicilio fiscal será:

a) Para las personas físicas, el lugar donde tengan su residencia habitual. No obstante, para las personas físicas que desarrollen principalmente actividades económicas, en los términos que reglamentariamente se determinen, la Administración tributaria podrá considerar como domicilio fiscal el lugar donde esté efectivamente centralizada la gestión administrativa y la dirección de las actividades desarrolladas. Si no pudiera establecerse dicho lugar, prevalecerá aquel donde radique el mayor valor del inmovilizado en el que se realicen las actividades económicas.”.

3.- De acuerdo con lo expuesto, el domicilio que debe consignar en las facturas expedidas por el consultante y en las que el consultante sea el destinatario es el domicilio fiscal que figure como tal a efectos censales, de acuerdo con lo establecido en el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos, aprobado por el Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio (BOE del 5 de septiembre).

Solamente en el supuesto de que el consultante disponga de varios lugares fijos de negocio, como podría ocurrir en el supuesto consultado según la escasa información aportada tras la apertura del nuevo establecimiento, en las facturas deberá indicarse, además del domicilio fiscal, la ubicación de la sede de la actividad o del establecimiento al que se refieran las operaciones que se documenten en la correspondiente factura, en los casos en que dicha referencia sea relevante para la determinación del régimen de tributación correspondiente a las citadas operaciones.

En cualquier caso, y según dispone el apartado 1, del artículo 6, del Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, nada impide que en las facturas consten otras menciones no obligatorias distintas de las establecidas en dicho precepto.

4.- Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.