Inteligencia artificial para consultas legales

Andrew NG

La Inteligencia artificial según manifestó el profesor y programador Andrew Ng en las aulas de la escuela de negocios de Stanford:

“Es la mayor revolución desde la introducción de la electricidad hace 100 años. No veo ningún sector que no vaya a transformar a medio plazo”.  Una tecnología que alumbra un floreciente negocio cuyos ingresos crecen a un ritmo anual del 55%. El dinero llama al dinero y la financiación de proyectos en este campo se ha multiplicado por 8,5 veces desde 2012. Las máquinas que piensan como humanos contribuirán a mejorar la productividad impulsado con ello el crecimiento económico. La cara b tiene su reflejo en la destrucción de cientos de miles de empleos. En un modelo económico transformado en un juego de suma cero, habrá países y empresas que ganen a costa del resto. De momento, una avanzadilla, liderada por EE UU y sus corporaciones, lleva ventaja en esta transformación.

Al hablar de inteligencia artificial, la tendencia natural es pensar en robots humanoides, pero esta tecnología es mucho más. El coche autónomo o los sistemas de reconocimiento de voz son hijos suyos. También las fintech o los diagnósticos de enfermedades mediante algoritmos, entre otros cientos de aplicaciones industriales. Es tal su radio de acción que la primera tarea consiste en delimitar el campo de juego, buscar una definición. “Es un software que imita una serie de procesos de la mente que nosotros consideramos como complejos, inteligentes y exclusivos del ser humano”, describe Manuel Fuertes, presidente del Grupo Kiatt. “Se basa en comprender el entorno que nos rodea y extraer y analizar una serie de datos por medio de la experiencia o el aprendizaje, para después razonar y tomar decisiones por cuenta propia”, añade este experto, que también es adjunto en el centro Oxford University Innovation.

El uso de la inteligencia artificial puede asustar, generar dudas éticas. Pero hay algunos campos en los que es fácil entender que no es así, no solamente es una ayuda sino que aporta tranquilidad y seguridad. Imaginémonos un Sistema Experto capaz de ofrecer instantáneamente una respuesta segura a un problema concreto en el ámbito tributario. Plantear una duda en lenguaje natural sobre una notificación, inspección, etc. Y no solamente para el Obligado tributario sino también para el asesor fiscal.

Esta tecnología ya está implementada y plenamente operativa en España. Aquellas empresas que adopten rápido la tecnología disfrutarán de ventajas competitivas como unos costes menores o mayor velocidad para responder a las demandas del mercado. Si una industria no se mueve en esta dirección con la suficiente diligencia, surgirán nuevos competidores. Aquellos que quieran gozar de un crecimiento sostenido, sin embargo, tendrán que desarrollar su propia tecnología. Si todas las soluciones son adquiridas a proveedores externos, la velocidad de adopción será el único factor diferencia a partir de esta base

 

SII
Sello de PayPal oficial
Crespó negre - Solidaritat amb Barcelona