• English
  • Español

IRPF V0928-20 - 17/04/2020

Consultation number: 
V0928-20
Undefined
DGT Organ: 
SG de IRPF
Departure date: 
17/04/2020
Regulation: 
LIRPF, Ley 35/2006, Art. 18
Description of facts: 

La consultante ha percibido en diciembre de 2019 un premio de jubilación que le ha satisfecho la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), quien le ha practicado una retención del 15 por 100 a cuenta del IRPF sobre el importe total del premio.

Issue raised: 

Al haberle informado la universidad pagadora que el premio está exento en un 30 por 100, pregunta sobre este particular.

Complete answer: 

De los pocos datos aportados en el escrito de consulta cabe entender que la contribuyente formaba parte del personal de la UPM, quien le ha abonado en una “liquidación de haberes del mes de diciembre de 2019” como único concepto el premio de jubilación, practicándole una retención del 15 por 100 sobre su importe íntegro, porcentaje de retención que por su operativa se corresponde con el que el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo (BOE del día 31), establece en su artículo 80.1.5º para los atrasos que corresponde imputar a ejercicios anteriores.

Expuesto lo anterior, y teniendo en cuenta la escasa información aportada por la consultante, a continuación se procede a abordar la cuestión planteada —exención en el IRPF del 30 por 100 del importe del premio, así se expresa en el escrito de consulta—, cuestión que se reconduce a la aplicación de la reducción que se recoge en el artículo 18.2 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29).

El referido artículo 18.2 establece la aplicación de la reducción para los rendimientos íntegros del trabajo (distintos de los previstos en su artículo 17.2.a) “que tengan un período de generación superior a dos años, así como aquellos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, cuando, en ambos casos, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo siguiente, se imputen en un único período impositivo.

Tratándose de rendimientos derivados de la extinción de una relación laboral, común o especial, se considerará como período de generación el número de años de servicio del trabajador. En caso de que estos rendimientos se cobren de forma fraccionada, el cómputo del período de generación deberá tener en cuenta el número de años de fraccionamiento, en los términos que reglamentariamente se establezcan. Estos rendimientos no se tendrán en cuenta a efectos de lo establecido en el párrafo siguiente.

No obstante, esta reducción no resultará de aplicación a los rendimientos que tengan un período de generación superior a dos años cuando, en el plazo de los cinco períodos impositivos anteriores a aquél en el que resulten exigibles, el contribuyente hubiera obtenido otros rendimientos con período de generación superior a dos años, a los que hubiera aplicado la reducción prevista en este apartado.

La cuantía del rendimiento íntegro a que se refiere este apartado sobre la que se aplicará la citada reducción no podrá superar el importe de 300.000 euros anuales.

(…)”.

Una vez enfocado el asunto planteado, a continuación se pasa a reproducir (por entender que pudiera corresponderse con la situación de la consultante) el criterio expuesto por este Centro (consulta V2041-17) en un supuesto en el que el consultante se jubila como catedrático universitario en 2012, solicitando a su universidad el denominado premio de jubilación que esta tenía establecido. Al serle denegado, inicia un contencioso-administrativo que finaliza con sentencia judicial que adquiere firmeza en 2016 reconociéndole el derecho a percibir el premio, siéndole satisfecho en ese mismo año.

«Según se indica en la documentación que acompaña al escrito de consulta, el denominado premio de jubilación se encuentra recogido en el Acuerdo General sobre Formación, Acción Social, Salud Laboral y Derechos Sindicales suscrito por las Universidades públicas de Madrid y los Sindicatos el 26 de abril de 1999 con la siguiente redacción:

“Al producirse la jubilación forzosa de un trabajador que tuviera diez años como mínimo de antigüedad reconocida en la Universidad percibirá de esta el importe íntegro de tres mensualidades más y una mensualidad por cada cinco años o fracción que exceda de los diez de referencia”.

Al denegarse el premio por la universidad, por considerarlo afectado por la aplicación del Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad (BOE del día 14), se llega al contencioso-administrativo con sentencia favorable al consultante reconociendo el derecho a su percepción, cobrándose su importe en el mismo período en que adquiere firmeza la sentencia (2016). Con este planteamiento, y desde la calificación del importe del premio como rendimientos del trabajo, procede como paso previo para abordar la cuestión planteada determinar su imputación temporal.

El artículo 14 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29), que en su apartado 1 establece como regla general para los rendimientos del trabajo su imputación “al período impositivo en que sean exigibles por su perceptor”. Ahora bien, junto con esta regla general el apartado 2 del mismo artículo recoge unas reglas especiales de imputación temporal, reglas de las que procede mencionar aquí la recogida en su letra a), donde se establece lo siguiente:

"Cuando no se hubiera satisfecho la totalidad o parte de una renta, por encontrarse pendiente de resolución judicial la determinación del derecho a su percepción o su cuantía, los importes no satisfechos se imputarán al período impositivo en que aquélla adquiera firmeza".

La aplicación de la normativa expuesta nos lleva a concluir que procederá imputar los rendimientos del trabajo objeto de consulta al período impositivo en el que adquiere firmeza la sentencia judicial en que se reconoce el derecho a percibir el premio: período impositivo 2016.

Ya por lo que respecta a la aplicación de la reducción del 30 por ciento, el artículo 18.2 de la Ley del Impuesto la establece para determinados rendimientos íntegros del trabajo (distintos de los previstos en su artículo 17.2.a) “que tengan un período de generación superior a dos años, así como aquellos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, cuando, en ambos casos, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo siguiente, se imputen en un único período impositivo.

(…)

No obstante, esta reducción no resultará de aplicación a los rendimientos que tengan un período de generación superior a dos años cuando, en el plazo de los cinco períodos impositivos anteriores a aquél en el que resulten exigibles, el contribuyente hubiera obtenido otros rendimientos con período de generación superior a dos años, a los que hubiera aplicado la reducción prevista en este apartado.

(…)”.

Descartada la calificación del premio como rendimiento obtenido de forma notoriamente irregular en el tiempo (pues no corresponde con ninguno de los supuestos a los que el artículo 12 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, otorga tal calificación), la única posibilidad —a efectos de la aplicación de la reducción— será desde la consideración de la existencia de un período de un período de generación superior a dos años.

Respecto a la existencia de dicho período, procede señalar que para su apreciación el criterio que viene manteniendo este Centro exige la vinculación del propio rendimiento con una antigüedad en la empresa (como mínimo) por ese período y que el convenio colectivo, acuerdo, pacto o contrato en el que se haya establecido supere también el período de dos años exigido por la normativa del impuesto. Cumpliéndose esa doble condición se entiende que el período de generación del rendimiento es superior a dos años.

Por tanto, en el presente caso se entiende cumplida esa doble condición (se exige una antigüedad mínima de diez años y el acuerdo que establece el premio es de 1999), consecuentemente, resultará aplicable la reducción del 30 por 100 siempre que en el plazo de los cinco períodos impositivos anteriores a aquél en el que resultan exigibles (período 2016), el contribuyente no hubiera obtenido otros rendimientos con período de generación superior a dos años a los que hubiera aplicado la reducción del artículo 18.2 de la Ley del Impuesto.

(…)».

En conclusión, y retomando el asunto planteado, la aplicación de la reducción de 30 por 100 resultará operativa si el premio de jubilación tiene un período de generación superior a dos años —es decir: vinculación del propio rendimiento con una antigüedad en la empresa (como mínimo) por ese período y que el convenio colectivo, acuerdo, pacto o contrato en el que se haya establecido supere también el período de dos años exigido por la normativa del impuesto—, y siempre que además en el plazo de los cinco períodos impositivos anteriores a aquél en el que resulta exigible, la contribuyente no hubiera obtenido otros rendimientos con período de generación superior a dos años a los que hubiera aplicado la reducción del artículo 18.2 de la Ley del Impuesto.

Lo que comunico a usted con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (BOE del día 18).